La diputada Carmen Medel no representa los objetivos de México; sólo los de ella y organizaciones extranjeras

l   Acomoda el proceso legislativo a sus intereses personales; dejará el curul el 7 de abril para buscar la alcaldía de Minatitlán.

l La legisladora promueve una iniciativa redactada por una extranjera, asesora de la Fundación Bloomberg.

            México requiere de legisladores cuyo trabajo esté alineado al bien de la nación y no que defiendan intereses personales y, peor aún, de extranjeros, como el caso de la diputada federal Carmen Medel, cuyo conflicto de intereses quedó evidenciado al promover una iniciativa redactada por una ciudadana de origen argentino, con vínculos a una organización que suele intervenir en políticas públicas de países, tal como lo reconoció la FDA, la agencia responsable en Estados Unidos de regular alimentos y consumibles.

            Por ello, la organización civil México y el Mundo Vapeando lamenta el proceder de la legisladora, lo cierto es que la diputada incurre en prácticas violatorias no sólo de la regulación legislativa sino hasta de la propia Constitución Política.

Y lo anterior, porque hace unos días trascendió que la diputada Medel promovió una iniciativa entre miembros de la Comisión de Salud que no es de su autoría, pues al revisar las propiedades electrónicas del documento, se detectó que el responsable del texto es la argentina Gianella Severini, quien es asesora legal para América Latina de Campaign For Tobacco Free Kids, una organización de Bloomberg Philanthropies,

El desempeño de la legisladora va en línea con la revelación que hicieron la semana pasada funcionarios de la FDA, quienes confirmaron los resultados de una investigación, en el sentido de que miembros de la agencia reguladora solicitaron y recibieron dinero de una organización extranjera financiada por Bloomberg Philanthropies, fundación encabezada por el multimillonario estadounidense Michael Bloomberg.

El director general de la FDA, Rolando Enrique Domingo, admitió en audiencia convocada, que en 2016 la agencia reguladora solicitó y recibió una subvención de 150 mil dólares por parte de una organización civil para contratar empleados condicionados para redactar las políticas de control de tabaco. La institución que financió el programa es conocida como La Unión, la cual administra el Programa de Subvenciones de la fundación Bloomberg Philanthropies.

Sin embargo, aquella injerencia no fue la única que admitió la FDA. El funcionario reveló que, en años subsecuentes, la organización del multimillonario Michael Bloomberg siguió financiando diversos programas y definición de regulaciones y políticas públicas, lo que motivó al vicepresidente de la Cámara de Representantes, Rufus Rodríguez, advertir que las disposiciones constitucionales pudieron haberse violado al solicitar y recibir dinero de La Unión.

Lamentablemente hay indicios rotundos que dicho problema estaría ocurriendo en México, pues los metadatos de una iniciativa promovida por la diputada Carmen Medel así lo revelan: El nueve de marzo, la argentina Gianella Severini subió “a la nube” el documento con el nombre “Proyecto de Dictamen Tabaco Final-CSalud.pdf”.

No obstante, adicional a la subordinación a intereses internacionales, todo apunta a que el trabajo de la diputada Carmen Medel también lo mueven objetivos personales, ya que la legisladora busca impulsar una iniciativa -la que redactó Gianella Severini, precisamente-, sin el correcto análisis respectivo, pues sólo busca “literalmente” recabar las firmas de los miembros de Comisión de Salud (que ella preside), para acelerar el proceso y acomodar las fechas para que el próximo miércoles siete de abril abandone su curul para buscar la alcaldía de Minatitlán.

La legisladora Medel ha despertado la molestia no sólo de compañeros de su banca parlamentaria, sino de otros diputados que han presentado iniciativas en esa misma temática pero han sido totalmente soslayadas por la, todavía, presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, quien estaría atendiendo las órdenes del controvertido subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, quien ha sido señalado de haber recibido recursos, precisamente, de la fundación Bloomberg Philanthropies para cursar sus estudios doctorales en la Universidad Johns Hopkins.

Por todo lo anterior, la organización civil sin fines de lucro, México y el Mundo Vapeando se pronuncia a favor de un correcto trabajo parlamentario abierto, en donde sean realmente escuchadas las voces de todos los sectores de la sociedad, con el objetivo de formular las leyes y regulaciones que requiere el país, como el caso de una ley para la venta y consumo de vaporizadores, los cuales se han constituido, con bases científicas, en auténticas herramientas de política pública para combatir el tabaquismo en países como Canadá, Francia, Nueva Zelanda y el Reino Unido.

“En México necesitamos una regulación que permita disponer de vaporizadores, los cuales han demostrado ser efectivas herramientas para combatir el tabaquismo”, afirmó Juan José Cirión Lee, presidente de México y el Mundo Vapeando.

México y el Mundo Vapeando es un grupo de entusiastas del vapeo con la única misión de defender el derecho a elegir un método de reducción de daños en el país. Sus colaboradores tienen la firme convicción de una regulación justa para combatir el terrible hábito del tabaco, teniendo como base la ciencia y el libre derecho de expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *